Salud y Seguridad Industrial

martes, 3 de mayo de 2016

INSPECCION MEDICA DEL TRABAJO - Misión (I)


Aunque muchas de sus disposiciones han dejado de ser aplicables o han prescrito, no deja de ser útil repasar las responsabilidades de los inspectores médicos establecidas en el Decreto citado de 16 de enero de 1947.
El médico encargado del departamento es responsable, entre otras cosas, de la coordinación de todos los problemas médicos de los diversos departamentos del Ministerio de Trabajo y Segu- ridad Social. Sus funciones pueden ampliarse por decreto.

lunes, 2 de mayo de 2016

INSPECCION MEDICA DEL TRABAJO - Organización general


La oficina central del Departamento de Inspección Médica del Trabajo y de los Trabajadores está integrada en el Departamento de Relaciones Industriales y depende directamente del Director Regional de Relaciones Industriales e Inspección Médica. El Director Regional, por su parte, forma parte del Consejo Regional de Trabajo y Empleo y depende directamente del Director Regional de Trabajo y Empleo. En 1995, el número de profesionales y trabajadores de Francia era:
• 12,5 millones de trabajadores con cobertura general,
• 6.337 médicos, de los cuales 2.500 a tiempo completo,
• 4.000 enfermeras
• 1.500 departamentos médicos
• el 90 % de los trabajadores tiene seguimiento por parte de departamentos médicos sectoriales.

El número de inspectores médicos de cada región depende del de puestos remunerados de medicina en el trabajo existente en la misma. En general, cada inspector médico regional debe tener a su cargo en torno a 300.000 trabajadores. No obstante, esta regla general está sujeta a posibles modificaciones en ambos sentidos, dependiendo del tamaño y las características geográ- ficas de cada región.

domingo, 1 de mayo de 2016

INSPECCION MEDICA DEL TRABAJO • EN FRANCIA (II)

Desde 1947, no obstante, el desarrollo técnico en este campo ha sido irregular y esporádico, y el número de inspectores médicos ha sido en ocasiones insuficiente para las tareas de inspección, como también lo ha sido el de inspecciones de los lugares de trabajo. Así, aunque los departamentos médicos creados en virtud de la Ley de 11 de octubre de 1946 aumentaron en número e importancia, el número de inspectores médicos se redujo gradualmente desde los 44 inicialmente designados en 1947 a 21. Estas tendencias contradictorias explican en parte algunas de las críticas a que ha debido hacer frente el sistema de medicina del trabajo.
No obstante, desde 1970 y especialmente desde 1975 se ha hecho un esfuerzo serio para crear un Departamento de Inspec- ción Médica del Trabajo capaz de dar respuesta a las necesi- dades de los aproximadamente 6.000 médicos responsables de más 12 millones de trabajadores. En 1980 se asignaron 39 puestos remunerados a los servicios de inspección, de los cuales se cubrieron 36. En 1995 había 43 puestos disponibles. El Plan Prioritario de Acción número 12 del VII Plan establece 45 inspectores médicos, lo que elevará la cifra de personal a los niveles inicialmente previstos en 1947.
Al mismo tiempo que los funcionarios franceses caían en la cuenta de la necesidad de establecer un departamento especiali- zado de inspección responsable de la aplicación de las directrices legislativas y reglamentarias relativas a la higiene y la medicina en el trabajo, en otros países se alcanzaban estas mismas conclu- siones. Ante este consenso creciente, la OIT, en colaboración con la OMS, convocó en 1963 en Ginebra un simposio internacional sobre inspección médica de los lugares de trabajo. Entre los resul- tados dignos de mención se encuentran la definición de las responsabilidades, deberes y requisitos de conocimientos y forma- ción de los inspectores médicos, así como las técnicas y métodos de inspección.

sábado, 30 de abril de 2016

INSPECCION MEDICA DEL TRABAJO • EN FRANCIA (I)

En el decenio de 1930, la aplicación en Francia de ciertas disposi- ciones del código laboral relativas a la higiene en el trabajo demostró la utilidad de dar a los inspectores de trabajo acceso a médicos consultores.
Las leyes de 17 de julio de 1937 y de 10 de mayo de 1946 (artículos L 611-7 y R 611-4) autorizaron al Departamento de Inspección del Trabajo a ordenar intervenciones médicas temporales. Con el tiempo, estas intervenciones, inicialmente concebidas con carácter intermitente, evolucionaron hasta convertirse en actividades permanentes complementarias de la inspección de trabajo y realizadas simultáneamente a ésta.
Tras la promulgación de la Ley de 11 de octubre de 1946 sobre medicina del trabajo se estableció un marco técnico permanente para la inspección médica del trabajo. El Decreto de 16 de enero de 1947 estableció el contexto, escalas de remu- neración, nivel y funciones de los inspectores médicos.

viernes, 29 de abril de 2016

Objetivos y valores comunes (II)

Los mecanismos de conexión en red abren nuevos campos de cooperación que pueden adaptarse de forma flexible al tema de que se trate, ya sea el estrés en el trabajo, la coordinación de la investigación o la actualización de esta Enciclopedia. Se pone el acento en la interacción y ya no en la compartimentación vertical de las disciplinas. El concepto de liderazgo da paso a la participación activa. La conexión internacional en redes está desarrollándose rápidamente y podría hacerlo aún más interco- nectando las estructuras actuales. El papel de la OIT y la OMS podría consistir en la puesta en marcha de redes internacionales para atender las necesidades y exigencias de sus participantes y alcanzar el objetivo común de proteger a las personas en el trabajo.
Los valores éticos y sociales acordados por la comunidad internacional están incorporados a los Convenios y Recomenda- ciones de la OIT, así como a la política de “Salud para todos” de la OMS. Desde el decenio de 1980 se ha implantado progresiva- mente el concepto de desarrollo sostenible, que tras la Confe- rencia de Río y la Cumbre Social de Copenhague tiene ya en cuenta las interrelaciones entre empleo, salud y medio ambiente. El objetivo común de lograr un medio ambiente de trabajo sano
y seguro para todos reforzará la decisión de todos los implicados en la materia de prestar un mejor servicio a la salud de los traba- jadores y contribuir a un desarrollo sostenible y equitativo para todos. Uno de los principales retos de la salud en el trabajo podría ser el de resolver el conflicto existente entre valores como el derecho a la salud y el derecho al trabajo de la persona y del conjunto de los trabajadores, con el fin de proteger la salud y hacer posible el empleo.

jueves, 28 de abril de 2016

Reconocimientos médicos

Los nuevos trabajadores que se incorporan a la empresa son sometidos a un reconocimiento médico previo a dicha incorpora- ción. Este reconocimiento está diseñado para poner de manifiesto los efectos de la exposición (química, física o biológica) presente en el lugar de trabajo. Conforme a los resultados de la evaluación previa a la incorporación, se formulan recomendaciones indi- cando la capacidad física para el trabajo y las restricciones especí- ficas del puesto. Estas recomendaciones tienen como finalidad reducir el riesgo de accidentes y enfermedades de los trabaja- dores. La educación para la salud forma parte del reconoci- miento y su propósito es concienciar a los trabajadores de la posible repercusión en el hombre de los factores de riesgo que existen en el lugar del trabajo. Se hace también hincapié en las medidas para reducir los riesgos, especialmente los relacionados con la salud personal.
Los programas vigentes de evaluación de la salud se basan en la exposición a factores de riesgo en el lugar de trabajo. El programa de conservación de la audición es un buen ejemplo de un programa diseñado para prevenir un efecto sobre la salud. Se hace hincapié en la necesidad de reducir el ruido en la fuente y los trabajadores participan en la evaluación de las prioridades de reducción de ruidos. Cada cinco años, se realiza una evaluación audiométrica. Esta evaluación ofrece una excelente oportunidad para informar a los trabajadores de los síntomas de la pérdida de audición inducida por el ruido y de las medidas preventivas. Por otra parte, ayuda a evaluar la eficacia del programa de control. Se aconseja a los trabajadores que sigan las mismas recomenda- ciones fuera del trabajo, es decir, que utilicen protectores audi- tivos y que disminuyan su exposición al ruido.
Asimismo, se realizan evaluaciones de la salud relacionadas con riesgos concretos para trabajadores que realizan tareas espe- ciales, como extinción de incendios, labores de rescate, opera- ciones en instalaciones de tratamiento de aguas, tareas que requieren una exposición excesiva a elevadas temperaturas, manejo de grúas y conducción de vehículos. Igualmente, los trabajadores que utilizan aparatos de protección de las vías respiratorias tienen que someterse a una evaluación para deter- minar si su estado de salud les permite utilizar dichos aparatos. También se evalúan los riesgos de exposición a los que se ven expuestos los trabajadores de los contratistas.

miércoles, 27 de abril de 2016

Mejora continua de los programas de prevención

Los programas de salud, higiene industrial, medio ambiente, preparación para emergencias y auditoría de seguridad consti- tuyen una parte esencial del enfoque de la mejora continua. Los resultados de las auditorías, aunque hacen referencia a problemas relacionados con el cumplimiento de las políticas y la legislación, insisten también en la “mejor práctica de gestión”, es decir, en las áreas que se considera que pueden experimentar una mejora. De esta forma, los programas de prevención se evalúan repetida- mente y se proponen ideas válidas para conseguir los objetivos preventivos de los programas de salud en el trabajo y otros programas relacionados.