Salud y Seguridad Industrial

lunes, 1 de septiembre de 2014

Infraestructuras, práctica y enfoques de la salud en el trabajo (I)

Aunque desde el decenio de 1980 se ha avanzado mucho hacia un enfoque integral de la salud en el trabajo, en el que se persiga la protección y la promoción de la salud de los trabajadores junto con el mantenimiento de su capacidad de trabajo y se haga espe- cial hincapié en el establecimiento y mantenimiento de un medio ambiente de trabajo sano y seguro para todos, es mucho lo que aún queda por debatir con respecto a la forma en que se aplica en la actualidad. Actualmente se designa con la expresión práctica de la salud en el trabajo el conjunto de actividades realizadas por la empresa, los trabajadores y sus organizaciones, los diseñadores y arquitectos, los fabricantes y suministradores, los legisladores y parlamentarios, los inspectores laborales y sanitarios, los analistas
y especialistas en organización del trabajo, las organizaciones de normalización, las universidades e instituciones investigadoras, dirigidas a proteger la salud y promover la salud y la seguridad en el trabajo.
Entre esas actividades se incluyen sin limitarse a ellas, las realizadas por los profesionales de la salud en el trabajo.

domingo, 31 de agosto de 2014

Conclusiones Las infraestructuras de salud en el trabajo están insuficientemente desarrolladas (II)

Hay diversos modelos disponibles para la organización de servicios de salud en el trabajo y la creación de las correspon- dientes infraestructuras. La elección debe venir determinada por las características de la empresa, la disponibilidad de recursos en términos de finanzas, instalaciones y personal cualificado, los tipos de problemas previstos y los recursos disponibles en la comunidad. Es necesaria una mayor investigación sobre la adecuación de los diversos modelos a las distintas situaciones.
La prestación de servicios de salud en el trabajo de alta calidad suele requerir la intervención de una amplia gama de disciplinas de salud y seguridad, sanidad general y psicosocio- logía. El servicio ideal contaría con un equipo interdisciplinario en el que estuvieran representadas varias de estas disciplinas. No obstante, incluso este tipo de servicio necesita recurrir a fuentes externas cuando se requieren especialistas poco habituales. Pare hacer frente a la necesidad creciente de especialistas debe contratarse a un número suficiente de ellos, formarles y propor- cionarles la especialización en este campo necesaria para una eficacia óptima en el mundo laboral. Debe fomentarse la colabo- ración internacional para la recolección de la información disponible, el diseño de su aplicación en distintas circunstancias
y su difusión a través de redes ya establecidas muy promocionadas.
Las actividades de investigación en la materia han estado tradicionalmente centradas en áreas como la toxicología, la epidemiología y el diagnóstico y tratamiento de los problemas de salud. Se necesitan más investigaciones sobre la eficacia de los diversos modelos y mecanismos de prestación de servicios de salud en el trabajo, su eficiencia en términos de coste y su adap- tabilidad a las diferentes situaciones.
Los servicios de salud en el trabajo tienen diversas metas y objetivos, algunos de los cuales pueden requerir una reconside- ración, dado el constante cambio del mundo laboral, por parte de los organismos internacionales más autorizados y a la luz de los nuevos problemas en este campo y los nuevos modos de promover y proteger la salud de los trabajadores.
Los Convenios y Recomendaciones de la OIT sobre salud y seguridad en el trabajo, los planteamientos y normas que en ellos se establecen, las estrategias y resoluciones de la OMS y los programas internacionales de ambas organizaciones constituyen una sólida base para el trabajo en el ámbito nacional y para mejorar la cooperación internacional con el fin de desarrollar y perfeccionar los servicios y la práctica de la salud en el trabajo. Estos instrumentos y su correcta aplicación son especialmente necesarios en todo el mundo en la fase actual de rápido cambio de la vida de trabajo, de aplicación de nuevas tecnologías y de existencia de un riesgo creciente de establecer objetivos mate- riales y económicos a corto plazo con carácter prioritario sobre los valores de la salud y la seguridad.



sábado, 30 de agosto de 2014

Conclusiones Las infraestructuras de salud en el trabajo están insuficientemente desarrolladas (I)

Las infraestructuras de salud en el trabajo están insuficientemente desarrolladas para atender las necesidades de los trabajadores de todas las partes del mundo. La necesidad de disponer de servicios efectivos no está disminuyendo, sino aumentando. Los instru- mentos de la OIT sobre servicios de salud en el trabajo y las estrategias paralelas de la OMS constituyen una base útil para conseguir un importante desarrollo de dichos servicios, y deben ser utilizados por los países al establecer objetivos de la política para salvaguardar la salud y la seguridad profesionales de los trabajadores del país.
Los países en vías de desarrollo y los recién industrializados representan unos 8 de cada 10 trabajadores mundiales, de los cuales no más de un 5 % a un 10 % tienen acceso a servicios de salud en el trabajo adecuados. Si pudieran organizarse estos servicios y prestarse a todos los trabajadores, no sólo saldría ganando su salud, sino también el bienestar y el nivel socioeco- nómico de los países, sus comunidades y la totalidad de su pobla- ción. También se ayudaría a controlar los costes de la parte evitable del absentismo por enfermedad y la discapacidad y se contendría la escalada de los costes de la asistencia sanitaria y la seguridad social.
Existen directrices internacionales para conseguir unas polí- ticas y programas de salud en el trabajo eficaces, pero se no se aplican suficientemente en los ámbitos local y nacional. Debe fomentarse la colaboración entre los países y las organizaciones internacionales, así como entre los propios países, a fin de conse- guir el apoyo económico, técnico y profesional necesario para aumentar el acceso a los servicios de salud en el trabajo.
La gama y cantidad de servicios de salud en el trabajo necesa- rios en una empresa varían ampliamente en función de las circunstancias del país y de la comunidad, de la naturaleza del sector y los procesos y materiales empleados, y de las caracterís- ticas de la fuerza de trabajo. Debe darse la máxima prioridad a los servicios preventivos y conseguirse un nivel aceptable de calidad.

viernes, 29 de agosto de 2014

Perspectivas futuras de desarrollo de los servicios de salud en el trabajo (VII)

En resumen, durante la próxima década y en lo sucesivo los servicios de salud en el trabajo deberán hacer frente a retos formidables, aparte de las presiones económicas, políticas y sociales inherentes al cambio de las circunstancias nacionales e industriales. Entre ellos se encuentran los problemas asociados a las nuevas tecnologías de la información y a la automatización, las nuevas sustancias químicas y formas de energía física, los peligros de las nuevas biotecnologías, la reubicación y transfe- rencia internacional de tecnologías peligrosas, el envejecimiento de la población activa, los problemas sociales de grupos vulnera- bles tales como los enfermos crónicos y los discapacitados, así como el desempleo y las recolocaciones impuestos por la búsqueda de trabajo y la aparición de enfermedades hasta ahora desconocidas que pueden afectar a la población activa.

jueves, 28 de agosto de 2014

Interdependencia de los trabajadores.

. Los miembros de las pequeñas unidades son más dependientes entre sí. La ausencia de un trabajador por enfermedad, en especial si es prolongada, va a suponer una disminución sustancial de la productividad y a imponer una carga sobre los compañeros. Al mismo tiempo, la proximidad de los miembros de la unidad hace que la presión del grupo sea un estímulo más eficaz para participar en las actividades de promoción de la salud.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Culturas de trabajo comunes.

En las pequeñas organizaciones hay menos diversidad entre los trabajadores que en las organiza- ciones más grandes, lo que facilita el desarrollo de programas más cohesionados.

martes, 26 de agosto de 2014

Orientación familiar.

. Cuanto menor es la organización, más probable es que las empresas conozcan a sus trabajadores y familias. Ello puede facilitar que la promoción de la salud se convierta en un asunto empresa-familia por el que se creen vínculos y se promocione la salud.