Salud y Seguridad Industrial

sábado, 23 de julio de 2016

TOXICOLOGIA (V)

En la secció n siguiente se ofrecen dos panoramas generales de la toxicología desde el punto de vista de sus mecanismos. Desde la ó ptica mecanicista, los toxicó logos modernos estiman que todos los efectos tó xicos se manifiestan en primer lugar a nivel celular; por consiguiente, las respuestas celulares son las primeras indicaciones del contacto del cuerpo con un agente tó xico. Se considera ademá s que esas respuestas comprenden toda una serie de hechos, desde la lesió n hasta la muerte. Se denomina lesió n celular a unos procesos específicos que utilizan las cé lulas, que es la unidad mínima de organizació n bioló gica dentro de los ó rganos, para responder al problema que se les plantea. Entre esas respuestas figuran cambios en la funció n de procesos celulares, como los de la membrana y su capacidad de captar, liberar o excluir sustancias, la síntesis dirigida de proteínas a partir de aminoá cidos y el recambio de componentes celulares. Esas respuestas pueden ser comunes a todas las cé lulas lesionadas, o pueden ser específicas de determinados tipos de cé lulas pertenecientes a determinados sistemas orgá nicos. La muerte celular es la destrucció n de cé lulas de un sistema orgá - nico como consecuencia de una lesió n celular irreversible o no compensada. Los agentes tó xicos pueden causar la muerte celular como un proceso agudo que se revela de varias maneras, como perjudicando la transferencia de oxígeno, pero otras veces la muerte celular es consecuencia de una intoxicació n cró nica. Despué s de la muerte celular puede producirse una sustitució n en algunos sistemas orgá nicos pero no en todos, aunque en algunas circunstancias la proliferació n de cé lulas inducida por la muerte celular puede considerarse una respuesta tó xica. Aun cuando no hay muerte celular, las lesiones celulares reiteradas pueden inducir una tensió n en los ó rganos que pone en peligro su funció n y que afecta a su descendencia.
Se examinan despué s en el capítulo varios temas má s especí- ficos, que se agrupan en las categorías siguientes: mecanismos, mé todos de ensayo, regulació n y evaluació n del riesgo. En la mayoría de los artículos sobre los mecanismos se analizan má s los sistemas diana que los ó rganos diana. Esto refleja la prá ctica habitual de la toxicología y la medicina modernas, que no estu- dian tanto ó rganos aislados como sistemas orgá nicos. Así, por ejemplo, la secció n de toxicología gené tica no se centra en los efectos tó xicos de los agentes sobre un ó rgano específico, sino má s bien en el material gené tico como diana de la acció n tó xica.

Aná logamente, en el artículo sobre inmunotoxicología se examinan los diversos ó rganos y cé lulas del sistema inmunitario como dianas de los agentes tó xicos. En los artículos sobre los mé todos de la toxicología se ha adoptado un punto de vista eminentemente prá ctico: se describen los mé todos de identifica- ció n de los peligros que se utilizan en la actualidad en muchos países, es decir, los mé todos para obtener informació n relacio- nada con las propiedades bioló gicas de los agentes.

viernes, 22 de julio de 2016

TOXICOLOGIA (IV)

En los dos artículos siguientes se estudian importantes factores del hué sped que afectan a muchos tipos de respuestas a muchos tipos de agentes tó xicos. Se trata de los determinantes gené ticos, o factores heredados de susceptibilidad/resistencia, y de la edad, el sexo y otros factores como la dieta o la existencia simultá nea de una enfermedad infecciosa. Esos factores pueden afectar tambié n a la exposició n y la dosis modificando la captació n, la absorció n, la distribució n y el metabolismo. Como muchos de estos factores presentan variaciones en las poblaciones de trabajadores de todo el mundo, es esencial que los especialistas en salud en el trabajo y los encargados de formular las políticas comprendan la forma en que esos factores pueden contribuir a la variabilidad de las respuestas entre unas poblaciones y otras y entre individuos de una misma població n. Estas consideraciones son especialmente importantes en las sociedades con pobla- ciones heterogé neas. La variabilidad de las poblaciones humanas es un elemento que hay que tener en cuenta al evaluar los riesgos de las exposiciones profesionales y al extraer conclusiones racionales del estudio de organismos no humanos en las investi- gaciones o ensayos toxicoló gicos.

jueves, 21 de julio de 2016

TOXICOLOGIA (III)

El siguiente artículo trata de los factores y hechos que deter- minan las relaciones entre la exposició n, la dosis y la respuesta. Los primeros factores tienen que ver con la captació n, la absor- ció n y la distribució n —los procesos que determinan el trans- porte efectivo de las sustancias desde el medio externo hasta el cuerpo, por vías de entrada como la piel, los pulmones o el aparato digestivo. Esos procesos se sitú an en la interfase entre los seres humanos y su medio ambiente. En el caso de los segundos factores, los del metabolismo, se trata de comprender la forma en que el cuerpo hace frente a las sustancias que ha absorbido. Algunas sustancias se transforman mediante procesos metabó - licos de la cé lula, que pueden incrementar o reducir su actividad bioló gica.
Para mejorar la interpretació n de los datos toxicoló gicos se han elaborado los conceptos de ó rgano diana y efecto crítico. Dependiendo de la dosis, la duració n y la ruta de exposició n, y tambié n de factores del hué sped como la edad, muchos agentes tó xicos pueden inducir diversos efectos en los ó rganos y orga- nismos. Una de las misiones principales de la toxicología es iden- tificar el efecto o grupos de efectos importantes con miras a prevenir enfermedades irreversibles o debilitadoras. Una parte destacada de esa tarea es la identificació n del ó rgano que se ve afectado en primer lugar o que se ve má s afectado por un agente tó xico: es lo que se denomina el “ó rgano diana”. Una vez en el ó rgano diana es necesario identificar el hecho o hechos impor- tantes que indican la intoxicació n o dañ o, a fin de comprobar que el ó rgano se ha visto afectado má s allá de su variabilidad normal. Es lo que se denomina el “efecto crítico”; puede ser el primer hecho en una sucesió n de fases fisiopatoló gicas (como la excreció n de proteínas de bajo peso molecular como efecto crítico en la toxicidad renal), o puede ser el efecto primero y potencialmente irreversible de un proceso patoló gico (como la formació n de un aducto de ADN en la carcinogé nesis). Estos conceptos son importantes en el á mbito de la salud en el trabajo porque definen los tipos de toxicidad y la enfermedad clínica asociados con determinadas exposiciones, y en la mayoría de los casos la reducció n de la exposició n está orientada a prevenir no tanto cualquier tipo de efecto en cualquier ó rgano cuanto los efectos críticos en los ó rganos diana.

miércoles, 20 de julio de 2016

TOXICOLOGIA (II)

En la sociedad moderna, la toxicología es ya un elemento importante de la salud ambiental y de la salud en el trabajo. Ello es así porque muchas organizaciones, tanto gubernamentales como no gubernamentales, utilizan la informació n toxicoló gica para evaluar y regular los peligros presentes tanto en el lugar de trabajo como en el medio ambiente general. La toxicología es un componente crucial de las estrategias de prevenció n, pues proporciona informació n sobre peligros potenciales en los casos en que no hay una exposició n humana amplia. Los mé todos de la toxicología son asimismo muy utilizados por la industria en el desarrollo de productos, pues permiten obtener una informació n valiosa para el diseñ o de determinadas molé culas o formulaciones.

El capítulo se inicia con cinco artículos sobre los principios generales de la toxicología, principios que es importante tener en cuenta al abordar la mayoría de los temas de esta disciplina . Los primeros principios generales se refieren a la comprensió n de las relaciones entre la exposició n externa y la dosis interna. En la terminología moderna, con “exposició n” se hace refe- rencia a las concentraciones o cantidad de una sustancia con que está n en contacto los individuos o las poblaciones –las cantidades presentes en un determinado volumen de aire o de agua, o en una determinada masa de suelo. El té rmino “dosis” se refiere a la concentració n o cantidad de una sustancia que hay en el interior de una persona u organismo expuesto. En el á mbito de la salud laboral, las normas y directrices suelen expresarse en té rminos de exposició n, o de concentraciones límite permisibles en situaciones concretas, como por ejemplo en el aire del lugar de trabajo. Esos límites de exposició n se basan en hipó tesis o informaciones sobre la relació n entre la exposició n y la dosis; no obstante, es frecuente que no se pueda obtener infor- mació n sobre la dosis interna. Así, en muchos estudios sobre salud laboral, só lo cabe establecer asociaciones entre la exposi- ció n y la respuesta o efecto. En algunos casos se han establecido normas basadas en la dosis (por ejemplo, niveles permisibles de plomo en sangre o de mercurio en orina). Aunque estas medidas presentan una correlació n má s directa con la toxicidad, sigue siendo no obstante necesario, a efectos de controlar los riesgos, calcular retrospectivamente los niveles de exposició n asociados con esos efectos.

martes, 19 de julio de 2016

TOXICOLOGIA (I)

La toxicología es el estudio de los venenos o, en una definició n má s precisa, la identificació n y cuantificació n de los efectos adversos asociados a la exposición a agentes físicos, sustancias químicas y otras situaciones. En ese sentido, la toxicología es tributaria, en materia de informació n, diseñ os de la investigación y mé todos, de la mayoría de las ciencias bioló gicas bá sicas y disci- plinas mé dicas, de la epidemiología y de determinadas esferas de la química y la física. La toxicología abarca desde estudios de investigació n bá sica sobre el mecanismo de acció n de los agentes tó xicos hasta la elaboració n e interpretació n de pruebas normalizadas para determinar las propiedades tó xicas de los agentes. Aporta una importante informació n tanto a la medicina como a la epidemiología de cara a comprender la etiología de las enfer- medades, así como sobre la plausibilidad de las asociaciones que se observan entre é stas y las exposiciones, incluidas las exposi- ciones profesionales. Cabe dividir la toxicología en disciplinas normalizadas, como la toxicología clínica, la forense, la de investigación y la reguladora; otra clasificación hace referencia a los sistemas o procesos orgá nicos que se ven afectados, y tenemos entonces la inmunotoxicología o la toxicología gené tica; puede presentarse tambié n desde el punto de vista de sus funciones, y entonces se habla de investigación, realización de ensayos y evaluació n de los riesgos.

La presentació n completa de la toxicología en esta Enciclopedia no es una tarea fá cil. El presente capítulo no contiene un compendio de informació n sobre la toxicología o sobre los efectos adversos de determinados agentes concretos. Esta ú ltima informació n es má s fá cil obtenerla en las bases de datos que se está n actualizando continuamente y a las que se hace referencia en la ú ltima secció n de este capítulo. Tampoco se pretende situar la toxicología en el contexto de sus subdisciplinas especí- ficas, como la toxicología forense. Se ha pretendido má s bien ofrecer una informació n que sea de interé s para todos los tipos de actividades toxicoló gicas y para la utilizació n de la toxico- logía en diversas especialidades y esferas de la medicina. Los temas que se tratan en este capítulo se han enfocado de una manera esencialmente prá ctica y con miras a integrarlos en los fines generales de la Enciclopedia en su conjunto. Al elegir los temas se ha procurado asimismo facilitar las referencias cruzadas dentro de la obra.

lunes, 18 de julio de 2016

Estadísticas de accidentes de trabajo - Notificación del médico que asiste al trabajador lesionado (I)

. Para opti- mizar la rehabilitación médica y determinar el período que el trabajador estará de baja, éste recibe tratamiento de un médico especialista contratado por la BG correspondiente. Puesto que se impone a dicho médico la obligación de notificar el accidente a la BG, ésta tiene conocimiento del mismo aunque la empresa no haya enviado (puntualmente) el parte, y puede además solicitar a la misma que lo haga. Este sistema de notificación doble (por la empresa y por el médico) garantiza que la BG tenga conoci- miento de todos los accidentes de trabajo cuya notificación sea obligatoria. A partir de los datos contenidos en el parte de acci- dente remitido por la empresa y en el informe del médico, la BG puede comprobar si se trata jurídicamente de un accidente de trabajo que encaje dentro de su competencia. Según el diagnós- tico médico, puede además, en caso necesario, actuar rápida- mente para asegurar un tratamiento óptimo del trabajador.

domingo, 17 de julio de 2016